Prescripción por estudiantes de medicina: Una práctica recomendable?